CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Bantierra, Caja Rural de Aragón, ha conseguido la certificación de Espacio Cardioprotegido, otorgada por la Sociedad Española de Medicina y Seguridad en el trabajo (SEMST).

La sede de la entidad en el Coso cuenta con un desfibrilador automático que permitiría actuar en un breve espacio de tiempo en caso de que se produjera un paro cardiaco en alguna zona cercana a este punto ubicado en pleno centro de la ciudad.

La entidad ha ofrecido un curso de formación a un grupo de empleados voluntarios, que han aprendido las técnicas de reanimación cardiopulmonar y los pasos necesarios para la correcta utilización del aparato.

La adhesión al proyecto “Salvavidas”, nombre de la iniciativa social que pretende extender la instalación de desfibriladores en centros públicos, empresas e instituciones, está enmarcada en la política de prevención y salud laboral de la entidad. Bantierra pretende a través de esta acción contribuir a la sensibilización social sobre la importancia de la rapidez en este tratamiento.

El espacio cardioprotegido dispone de todos los medios necesarios para asistir a una persona en los primeros minutos tras una parada cardiaca con el objetivo de mejorar la supervivencia. Hay que tener en cuenta que por cada minuto de retraso en realizar la desfibrilación, las posibilidades de supervivencia disminuyen en más de un 10%.

En Aragón, 640 personas fallecieron en 2014 por un infarto agudo de miocardio, lo que supone casi dos muertes al día, el 42 por ciento en mujeres.

© 2018 Bantierra Prensa. Reservados todos los derechos